Extranjeros en Honduras
Dejar un comentario

Christoph Fischer: un joven extranjero que se enamoró de Honduras

Durante un año, Christoph Fischer fue maestro de inglés y computación en el orfanato “Fundación Señor San José” y en una pequeña escuela de San Pedro de Tutule en el departamento de La Paz, Honduras.

Además de un reto, Christoph con tan sólo 20 años de edad, le contó a Ruta5 que “fue una gran experiencia vivir en Honduras y llegar a conocer tantas personas por todo el país”.

No sólo amó las playas del caribe hondureño, también nos cuenta que llegó a sentir admiración y respeto por su segunda familia que lo hizo sentir como en casa. Lea la entrevista completa:

R5: Hola Christopth, gracias por concedernos ésta entrevista. ¿Qué tal ha sido ésta experiencia para ti?

Fue una gran experiencia vivir en Honduras durante un año y llegar a conocer tantas personas por todo el país. Especialmente siendo parte de sus vidas y viendo a Honduras desde una perspectiva diferente que la de la imagen que los medios de comunicación proyectan. A lo largo del año hice muy buenas amistades y mi familia hospedera se convirtió en mi segunda familia; así que me mantendré en contacto con todos ellos y regresaré lo más pronto posible.

R5: ¿Cómo supiste de Honduras y porqué te interesó visitar el país?

Después que terminé el colegio, quería irme un año al extranjero. Al evaluar varias opciones, llegué a conocer la organización GRENZENLOS en Austria. Están organizando, mediante un programa llamado ICYE (International Cultural Youth Exchange (Intercambio Internacional Cultural de Jóvenes), intercambios de voluntarios alrededor de todo el mundo. Para mejorar mi español quería vivir en Centroamérica. Especialmente la organización GRENZENLOS me hizo saber de Honduras. Cada año están enviando voluntarios de Austria a la organización de recepción llamada ICYE Honduras, y me recomendaron muy bien a Honduras. Después de informarme sobre las excelentes playas caribeñas en el norte, la bella naturaleza alrededor del país y la cultura interesante de Honduras, y también su tradición, decidí venir a Honduras.

R5: ¿A qué te has dedicado en Honduras?

Ya que soy parte del programa de voluntariado de ICYE, estoy haciendo un servicio voluntario como un maestro de inglés y computación. Vivo con una familia hospedera en La Paz, La Paz durante un año y apoyo a dos organizaciones. Una es un orfanato (Fundación Señor San José) donde, además de mis clases, también apoyo a la administración de la fundación y paso tiempo con los niños y adolescentes. La segunda es un Centro de Formación Integral Bethel – CFI-Bethel, es decir, una escuela en un pueblo pequeño llamado San Pedro de Tutule. Ya que los adolescentes aquí no tienen acceso al bachillerato, un grupo de hondureños abrió esta escuela para proveer educación. Aquí soy responsable por las clases de inglés y computación.

R5: ¿Dónde naciste y qué estudios has hecho en tu país natal?

Nací en el sur de Austria, en la ciudad Graz. Después que cursé la escuela primaria y secundaria en mi pueblo natal llamado Premstätten, asistí a un colegio empresarial en Graz, enfocándome en negocios internacionales e inglés.

R5: ¿Qué cosas recomendarías de Honduras a aquellos que aún no lo conocen?

Una de las mejores cosas de Honduras es definitivamente sus islas en el norte. En general, Utila y Roatán, ya que son de fácil acceso y tienen excelentes playas y muchas actividades para los viajeros. Para personas más jóvenes recomendaría ir a Utila ya que la vida nocturna es espectacular y es menos turística. Sin embargo, no hay que dejar de ir a la isla volcánica Amapala en el sur de Honduras. Con sus playas de arena negra, excelente naturaleza y bellos pueblos, es un gran lugar para relajarse y experimentar una Honduras diferente. Así como también las ruinas de Copán y el pueblo Copán Ruinas son imperdibles. Además, definitivamente recomendaría pasar algunos días en los parques nacionales alrededor de La Ceiba y el Lago de Yojoa.

R5: ¿Cuáles han sido esas nuevas costumbres a las que tuviste que adaptarte siendo vos de 20 años, y que ahora se te hace fácil describirlas?

Lo más importante es que aprendí fue a disfrutar la vida aquí en Honduras. Viniendo de un país donde el trabajo duro es altamente apreciado y el disfrutar no tanto, era difícil para mí al principio aflojar mi ritmo de vida. Disfruto mi tiempo libre aquí y aprecio que para los hondureños pasar tiempo con la familia y amigos es más importante que el bienestar material. Además, aprendí a apreciar más lo que tengo. No siempre deseando más, pero siendo feliz y satisfecho con lo que tengo. Por otro lado, algunas veces realmente extraño el “orden y arreglo austríaco”. Trabajar en una manera más eficiente para hacer más de tu tiempo y pensar más en una manera innovadora es muy difícil para algunos hondureños ya que son muy tradicionales. Pero también aprendí a encargarme de esto y con un poco de esfuerzo, siempre puedo aportar ideas y al menos probarlas.

R5: ¿Con qué mensaje despedirías ésta entrevista?

Honduras es un país lleno de personas, cultura, naturaleza y paisajes bellos para explorar y disfrutar”. Las personas son hospitalarias y les gusta compartir su cultura con otros; definitivamente regresaré.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s