Talento Catracho
Dejar un comentario

Hondureña Sara Paredes Alcántara dirige importante organización en Austria

Sara Anahí Paredes Alcántara, originaria de Tegucigalpa – Honduras, conquistó desde muy temprana edad la ciudad de Viena, Austria. En la actualidad dirige la organización sin fines de lucro “Grenzenlos“, una institución con más de 60 años de realizar actividades culturales y educativas local e internacionalmente.

Psicóloga de profesión de la Universidad de Viena, con una maestría en Psicología Industrial y Social, muchos idiomas y más de 50 países visitados, Sara conversó con #Ruta5hn de sus vivencias pasadas y presentes. A continuación la entrevista:

R5: Hola Sara, gracias por tomarte el tiempo para contarnos tu historia en Austria. ¿Dónde naciste?

Nací en Tegucigalpa, Honduras

R5: ¿Hace cuánto te fuiste de Honduras y porqué?

Realicé mi primer viaje en el 2001, cuando me fui de intercambio con la organización ICYE Honduras a Austria. Mi deseo era hacer un intercambio cultural y aprender un nuevo idioma, salir un poco de lo que yo llamo “la burbuja de clase media” en la que vivía. Después de casi un año de preparación, me subí por primera vez en un avión con 17 y crucé el océano. Culminé mi año de intercambio y al regresar a Honduras no quería desempacar, no me sentía cómoda y sentía que algo hacía falta.  En menos de tres meses de haber regresado a Honduras, reuní los papeles y me volví a Viena. 

R5: ¿Cómo ha sido desde entonces tu vida en este país europeo y cuál el reto más grande?

Es difícil responder esa pregunta en pocas palabras, ya que son más de 15 años los que he vivido en Austria pero en resumen: mi vida en “Österreich” ha sido llena de nuevas experiencias y aprendizaje, de mucho esfuerzo pero al mismo tiempo con muchas recompensas, una vida con libertad para tomar mis propias decisiones pero al igual asumiendo muchas responsabilidades. Últimamente me he preguntado… “¿Qué hubiera sido de mi vida si no me hubiera ido de Honduras?”. Lo único que puedo pensar es que hubiera sido una buena vida, muy diferente, pero siempre buena.  El reto más grande pero el más constante y emocional, es el vivir sin mi familia, sentir que vivo una vida plena pero al mismo tiempo me pierdo de tanto; eso deja un vacío. 

R5: ¿Qué hábitos hondureños sientes que perdiste en este nuevo país?

Creo que en vez de perder más bien he integrado algunos; para mí siempre ha sido importante no perder mi forma de hablar en español (mi acento catracho si se podría decir) y mi personalidad medio escandalosa (que heredé de mi querida madre), alegre, fiestera (parecida a la gente del sur), bastante temperamental y “sin pelos en la lengua” de mis gente cercana en Honduras; un buen hábito que he perdido es despertarme temprano, hay muchos hondureños que trabajan duro y se levantan de madrugada (por ejemplo, los maestros a las 5 de la mañana… ahhhh!!!). Eso no es para mí…

R5: ¿A qué te dedicas actualmente?

Trabajo en la ONG llamada “Grenzenlos” – Intercambio Cultural. Soy actualmente la directora general de esta organización sin fines de lucro. Uno de nuestros programas, es el programa con el cual yo me vine de intercambio, ICYE (International Cultural Youth Exchange). Grenzenlos moviliza (recibe y envía) más de 300 personas mayores de 18 años, para que pueden hacer un voluntariado de corto plazo (a partir de 2 semanas) o de largo plazo (6 a 12 meses). Trabajamos con más de 100 países y más de 300 organizaciones e instituciones en todo el mundo; trabajamos con inmigrantes, escuelas y proyectos sociales/ambientales en el país. Como parte de mi trabajo y de mi hobby, tengo la oportunidad y me doy la oportunidad de viajar lo más que pueda. He podido visitar más de 50 países, he vivido y comido con locales, visitado y trabajado en varios proyectos sociales/ecológicos y he podido vivir, aunque sea por uno días, en sus culturas y sus realidades. Es un sueño hecho realidad poder combinar mi pasión personal con mi trabajo y ha sido la mejor escuela de vida.

R5: ¿Cómo se te presentó ésta oportunidad laboral?

Mis puertas se abrieron cuando hice mi intercambio. Mientras estudiaba nunca deje de hacer trabajo voluntario. Así comencé trabajando en Grenzenlos y luego de unos años creo que era claro para Grenzenlos y para mí, que mi futuro laboral empezaría con ellos. Soy feliz de estar en esta organización más de 13 años y me emociona pensar en los nuevos proyectos que desarrollaremos.

R5: ¿Cuántos idiomas hablas?

Tres: alemán, inglés y español (y me he vuelto bastante buena en la comunicación no verbal:).

R5: Y de Honduras, ¿qué extrañas?

Extraño mi familia, amigos, la bailada, el buen humor hondureño, la gente, mi bella Tegucigalpa (la gente me queda viendo raro cuando digo eso), el clima, una buena imperial helada, los curiles, el ceviche de Carito, los zambos, la playita, un cafecito con don Foncho (mi padre), bueno tantas cosas. Pero lo que más extraño o más bien anhelo, es aquella poca seguridad que teníamos cuando yo era niña; recuerdo cuando podíamos jugar futbol en la calle en la colonia Humuya, hoy es imposible imaginárselo. Yo no me fui huyendo de Honduras por la criminalidad, mis razones fueron personales, pero puedo entender por qué muchos quieren irse…si bien es cierto que tener una vida honesta y buena en Honduras se vuelve más y más difícil, pero tengo mucha fe que algún día Honduras será tratada por sus habitantes como el paraíso que es.  / R5

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s