Danlidense exporta vino de jaboticaba a Alemania y México

Hace 15 años el hondureño René García Reyes comenzó a elaborar vino de jaboticaba a 7 kilómetros de Danlí, oriente de Honduras.

La prodigiosa fruta que compone la bebida es originaria de América del Sur y se estima que llegó a la ciudad de las colinas en el siglo pasado, gracias a las familias Idiáquez, Gamero y Sevilla.

Un centenar de sus semillas adornan los predios de la Finca Santa Emilia, donde se guardan celosamente las plantaciones del prodigioso fruto, hoy convertido en el famoso vino y el que gracias a su buen sabor ha desatado críticas positivas entre la sociedad de esa ciudad, de boca en boca y también en las redes sociales; tanto que el vino ya ha traspasado las fronteras patrias. Compradores de Alemania, Nicaragua, Costa Rica o México, quienes han llegado de visita a Danlí, se han ido con su botella bajo el brazo detalla René a Ruta5.

«El producto lo vendemos en Danlí y lo están comprando personas de 25 a 60 años; los jóvenes porque es un vino con poco alcohol y las personas mayores porque se le atribuyen múltiples propiedades medicinales» agrega García Reyes, un oriundo de la localidad de Villa Santa, El Paraíso quien junto a su familia han emprendido este negocio.

El fruto de sabor agridulce estabiliza los niveles de colesterol, triglicéridos, ácido úrico; además es recomendado para problemas digestivos, diabetes e insomnio. Su apariencia es muy similar a la del arándano.  

A sus 55 años de edad, René no sólo se conoce «de pe a pa» la historia de la Finca Santa Emilia y sus alrededores. También del proceso de producción del vino de Jaboticaba, que se cultiva precisamente en la misma propiedad, el cual aseguró se diferencia del resto porque es producido artesanalmente de forma natural, lo que le brinda buen cuerpo y sabor exquisito». 

®Todos los Derechos Reservados.Prohibida la Reproducción Total o Parcial.R5.


error: Enfrentarás demandas millonarias x copiarme!!
A %d blogueros les gusta esto: