Carlota de Lovo, una ovación a sus elegantes diseños que cruzan fronteras


Lleva más de dos décadas vistiendo a los círculos sociales de Honduras, en especial los de su natal Danlí.

Diseños que han cruzado fronteras con pedidos en España, Israel, Guatemala, Nicaragua, y Estados Unidos. Un oficio que descubrió en su niñez en la máquina de cocer de su abuela Carlota y en sus primeros traje sastre, que enmarcaban la figura de sus muñecas y también su silueta.

carlota1

Ruta5 entrevistó a Carlota Molina de Lovo, luego de haber culminado los famosos trajes de palillona que en el pasado mes de septiembre (2019) evocaron la pintura parisina de Francois Boucher llamada “la joven jardinera” y que deslumbraron a nacionales y extranjeros por su autenticidad. La danlidense nos habló de su pasión por la alta costura, su faceta de pintora y dos de sus proyectos pendientes.

Sus inicios

Carlota nació en la ciudad de El Paraíso, Honduras. Fue una alumna brillante del Kinder Danlí, de la Escuela Luis Gamero y del Instituto Cosme Garcia C. donde se graduó con medalla de oro por su alto índice académico. En la Universidad, cursó un año de la carrera de arquitectura; “queriendo complacer a mis padres, que no aceptaban del todo mi vocación por el diseño de modas…pero definitivamente fue en vano pues yo ya estaba segura de lo que en realidad quería” explicó.

En 1992 luego de tocar muchas puertas y convencer a sus padres, Carlota se traslada finalmente a la ciudad de Guatemala para estudiar Diseño de Modas en el Instituto Femenino de Estudios Superiores, una universidad de señoritas del Opus Dei; hoy Universidad del Istmo. “Cuando regresé a Danlí en 1995 abrí mi primer negocio: “Carlota Boutique” donde vendía ropa y accesorios de mujer”, destacó. Su primer gran proyecto que puso en pausa tras el nacimiento de su hija mayor, Mélida del Carmen.

R5: ¿Cuáles fueron sus primeros trabajos de alta costura y para quien?

Cuando comencé con mi atelier lo primero que hice fue todo un cortejo para una boda. Decidí que sólo me interesaría hacer prendas para ocasiones especiales, no para el uso diario; desde entonces mi mayor gusto es hacer vestidos para novias, quinceañeras, primeras comuniones, bautizos.

R5: ¿Siempre ha vivido en Danlí?

Nací en la ciudad de El Paraíso, pero a la edad de 3 años mis padres y yo nos trasladamos a la ciudad de Cali, Colombia donde mi padre -que es médico- se especializó en pediatría. Y en Calí vivimos alrededor de 4 años. Desde que regresamos no hemos salido de Danlí.

R5: Usted definitivamente le dio un giro a los trajes de palillona de los desfiles de septiembre en Honduras ¿Por qué decidió arriesgarse e implementar esta nueva faceta?

Luego del nacimiento de mi hija -que fue un acuerdo con mi esposo y de lo que no me arrepiento- me había alejado mucho del mundo de la moda pero “jugando jugando” me pidieron unas ideas para un traje de palillona para el Cosme García (año 2003), y pensé: ¿porqué no hacer los trajes? y resulta que fueron un éxito. Se hizo un cambio total desde la gama de color (negros con dorado), el tocado (de flores con plumas) desde hace 16 años. Quise darle un toque de modernidad en aquel entonces; se implementó el uso de un corset con varillas sin problema de movilización, y las botas con la misma tela de los trajes. 

R5: De todos estos, ¿cuál ha sido hasta ahora su favorito?

Esta pregunta es muy difícil de contestarla con exactitud, pues gracias a Dios -y se lo digo con humildad- me he sentido satisfecha con el resultado. Pero si tengo algunos que guardo en mi corazón de manera especial, por ejemplo el año que hicimos el traje blanco con el plumaje en los hombros. Otro de mis favoritos fue el que me inspiré en el plumaje de las aves nacionales, eran completamente dorados pero el cuerpo de palillonas llevaba plumas rojas y la dirigenta Daniela Villafranca llevaba un plumaje verde que la hacía distinguir entre las demás; tenía clase, elegancia, distinción, brillo, sin que se mirara vulgar. Y definitivamente el traje de este año, desde pequeña soy amante de todo lo que representa Francia, entonces siempre trato de incluir algo de Versailles, y Francia en general.

R5: ¿En qué proyectos nuevos está trabajando ahora?

Acabo de pasar por la etapa del 15 de septiembre, que es un tiempo muy fuerte al que le dedico desde mediados de julio sólo a mis palillonas. Pero tengo en mente algunas cosas importantes como cambiar mi equipo por una maquinaria industrial; y, estoy trabajando con una tienda de ropa interior en Tegucigalpa (Honduras) elaborando batas nupciales, para luna de miel, etcétera.

R5: ¿Ha elaborado prendas para enviar al extranjero?

Sí, he tenido la oportunidad de enviar prendas a diferentes partes. Hace un tiempo, un vestido para una boda civil delicadamente elaborado para una novia en España; en Israel, Estados Unidos, Guatemala, Nicaragua; precisamente ahorita tengo un pedido de Houston, Texas para un vestido de fiesta de niña. Algunos los han pedido a través del instagram y las fotos de otras prendas.

R5: Además de la alta costura, ¿se dedica a algo más?

También me dedico a la pintura en la técnica del óleo, desde ya hace varios años. Esto está muy relacionado a mi carrera cuando estudié técnicas de ilustración de moda, donde aprendí a pintar sobre lienzo; algunas de mis obras ya las he enviado fuera del país como a Nicaragua, Israel y Estados Unidos.

carlota3

R5: ¿Qué le hace falta por hacer a Carlota?

En mi cabeza siempre hay muchas ideas, proyectos. He dedicado gran parte de mi vida a mis hijos, pero ya ellos están creciendo y siento que es el momento de repente de cumplir metas relegadas. Una de las que me gustaría es presentarme en algún escenario a nivel nacional, como en el Fashion Week Honduras y porqué no fuera de las fronteras patrias, eso sería genial, ¡lo máximo!  A futuro, quisiera retomar “Carlota Boutique” más ahora que posiblemente mi hija vaya a la universidad y tiene en mente entre sus carreras el Diseño de Modas, quizá podríamos realizar algo juntas y combinar mi experiencia de 20 años de carrera con su juventud.

R5: Y su familia, ¿qué representa en todos sus logros?

Ellos son mi todo; tengo un hogar establemente formado; una hija de 17 años y el varón, Mario Alfonso de 13; he sido muy bendecida pues son hijos que me llenan de muchas satisfacciones a diario.

[Sigue a Carlota de Lovo en su cuenta de instagram o escríbele a su correo carlotalovo@gmail.com para pedidos internacionales].

®Todos los Derechos Reservados.Prohibida la Reproducción Total o Parcial.R5. 

Escrito por

Historias de Hondureños Exitosos en el Mundo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.