Anuncios
Press "Enter" to skip to content

Danlidense a un paso de tener su academia de belleza en EEUU

Marilú Cartagena lleva más de 20 años trabajando en la industria de la belleza, específicamente en el tratamiento cosmético de las manos y los pies.

Su «fuerte» es el diseño en uñas, un oficio que puso en práctica desde su adolescencia, poco antes de emigrar a los Estados Unidos y el que la ha llevado a ser reconocida hoy en día en el área de Port Richey, Florida, donde radica desde ya varios años.

«Aprendí formalmente viendo la técnica en el primer trabajo que tuve en Miami» dice Marilú a #Ruta5hn. Desde niña recuerda que jugaba con pequeños trozos de pajillas (pitillos o sorbetes) y los colocaba sobre sus uñas como si fueran las propias, sin imaginar que dos décadas después sería su actividad principal y el sustento para su familia. «En Danlí llegué a tener un programa de televisión donde enseñaba cosmetología, desde entonces soñaba con tener lo propio algún día y se me cumplió» comenta.

«Marilú Nails» es el nombre de su exitoso negocio, respaldado por la inmensa clientela que prefieren hacer su cita con la hondureña antes que con cualquier otra persona.

Sin embargo, no todo ha sido «miel sobre hojuelas» en la vida de Marilú; antes de obtener su residencia estadounidense pasó por una deportación (2005), sufrió violencia doméstica y comenzó de cero en tierras mexicanas, donde llegó por primera vez cuando abandonó su país a la edad de 15 años. «Me vine como muchas en ese tren peligrosísimo y una vez que llegué (a EEUU) Dios fue tan bueno conmigo que le caí bien a las personas y me contrataban para trabajar con ellas en sus salones de belleza, hasta que me perfeccioné en el diseño de uñas y hoy te dibujo todo lo que quieras» detalla la exitosa danlidense.

Su perseverancia, su deseo por sacar adelante a su familia y reinventarse en este negocio de la costemología le ha abierto muchas puertas. Hoy en día nos dijo que trabaja muy fuerte por cumplir su máximo sueño: «quiero tener una academia de cosmetología y enseñar a muchas madres solteras como yo, como cuando comencé de nuevo en Honduras recién me habían deportado; llegué a tener varias alumnas y descubrí que esto era realmente lo que me apasionaba» añade.

El sufrimiento no ha sido un obstáculo para esta catracha, y hoy por hoy es una de las mejores aplicando extensiones de uñas o reparándolas, recorta, perfila y pule las manos hasta hacer que sus clientes se vayan satisfechas y regresen nuevamente.

®Todos los Derechos Reservados.Prohibida la Reproducción Total o Parcial.R5.
Anuncios

Be First to Comment

Mission News Theme by Compete Themes.
error: Enfrentarás demandas millonarias x copiarme!!
A %d blogueros les gusta esto: