Visit page
Press "Enter" to skip to content

Criterio Vs. Opinión

Ya que estamos en confianza debo confesarle algo: amo leer. Desde que descubrí que los libros pueden llegar a ser un espejo en cuyas historias y personajes puedo ver reflejadas mis fortalezas, debilidades, sueños y temores, la lectura se ha convertido en una herramienta fundamental de mis terapias, pero de eso escribiré en otra oportunidad.

Lo anterior lo traigo a colación porque fue en un libro que leí recientemente en donde me encontré con ciertas ideas que me han motivado a cambiar una vez más y de forma drástica la manera en que proceso la información y emito criterios.

En el prefacio del libro “Limitless” de Jim Kwik (si, soy de las personas que lee hasta los agradecimientos), el Doctor Mark Hyman, Jefe de Estrategia e Innovación del Centro Clínico de Cleveland para Medicina Funcional, resume de manera formidable lo que el autor del libro categoriza como los “cuatro grandes villanos que desafían nuestra capacidad de pensar, enfocarnos, aprender, crecer y ser totalmente humanos”. En esta ocasión quiero compartirle esos villanos con la esperanza que puedan serle de ayuda en esas revisiones y autocríticas a las que todos debemos someternos ocasionalmente para ser una mejor versión de nosotros mismos.

Hago una traducción libre al español de las ideas principales de cada punto expuestas por el Doctor Hyman.

Diluvio digital

“Flujo inagotable de información en un mundo con limitaciones de tiempo y expectativas injustas que nos lleva a sentirnos abrumados, ansiosos y privados del sueño.”

Distracción digital

“El ping fugaz [sonido de las notificaciones] de dopamina digital que nos genera placer, sustituye nuestra habilidad de mantenernos enfocados y profundizar nuestras relaciones, aprendizaje y trabajo.”

Demencia digital

“Hemos permitido que el músculo de nuestra memoria se atrofie. […] Investigaciones sobre la demencia prueban que, a mayor capacidad de aprender –mientras más ejercitemos nuestra mente–, menor es el riesgo de padecer demencia. En muchos casos, hemos delegado nuestra memoria en detrimento nuestro.”

Deducción digital

“En un mundo donde la información a la que tenemos acceso sobreabunda, quizás hemos ido demasiado lejos en el uso que damos a esa información, llegando al punto de dejar que la tecnología haga gran parte de nuestro pensamiento crítico y razonamiento.”

¡Me declaro culpable! He invitado a mi hogar (mi mente) a esos cuatro villanos y los he dejado quedarse por mucho tiempo, pero nunca es demasiado tarde para deshacerse de los invitados no deseados, únicamente se requiere de firmeza. Sumergirse en un mundo regido por la expresión de criterios en lugar de opiniones, demanda de mucho esfuerzo y disciplina pero nos permite ver nuestro entorno con nuevos ojos.

Si bien la RAE define criterio y opinión como “juicio” hecho por una persona, en la definición de criterio se agrega una palabra clave “discernimiento”, y discernir implica distinguir algo por medio del intelecto. Podemos basar una opinión en el título de un artículo o noticia, pero un criterio requerirá que leamos el contenido para generar una opinion informada. La verdad es que en algún momento de nuestras vidas hemos caído presa de las opiniones recicladas, tomamos las palabras de alguien más y los usamos como nuestras sin el más mínimo procesamiento ni filtro, lo que en lenguage coloquial conocemos como “repetir como lora”.

Pero como bien dice la canción interpretada por la brillante Mercedes Sosa, TODO CAMBIA, y el poder de cambiar está dentro de nosotros mismos. Cambiemos nuestra manera de procesar la información, seamos selectivos con lo que consumimos y no demos por ciertos los cascarones vacíos que se visten de opiniones informadas en las redes sociales, medios de comunicación, etc., ejercitemos ese órgano maravilloso y complejo que es el cerebro.

Finalmente, si usted al igual que yo tiene entre sus familiares, amigos, maestros y colegas, a personas que le confrontan con sus demonios internos y le hacen críticas constructivas, escúcheles atentamente y agradézcales profundamente, porque esa es la más elevada demostración de afecto. Luego quedará en nuestras manos procesar esa crítica y determinar con criterio propio de qué manera proceder.

Sobre la autora: Karla Macoto | Relaciones Internacionales y Diplomacia | Apasionada por el aprendizaje de idiomas | Hondureña viviendo en Seoul, Korea. 

Be First to Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2020 Blog Ruta5. Todos los Derechos Reservados.
A %d blogueros les gusta esto: