¿Frío o calor local en lesiones musculares y articulares? 

Dolor, palabra que nos recuerda momentos indeseables y difíciles de olvidar.

El objetivo de este artículo es diferenciar y conducir de forma adecuada nuestro tratamiento local con frío (Crioterapia) o calor (Termoterapia), ante lesiones musculares y articulares que nos causan dolor. 

Es común sentir dolor muscular o articular después de realizar algún sobreesfuerzo físico ya sea por entrenamiento en el gimnasio, movimiento repetitivo en el trabajo, traumatismo directo o simplemente por salir de nuestra rutina diaria de ejercicio. Antes de conocer los beneficios de cada una de estas terapias locales simples para mejorar el dolor, es importante conocer el mecanismo básico de una lesión muscular y articular, así entenderemos cual es nuestra mejor opción terapéutica. 

Cuando hablamos de lesión muscular, entendemos que existe una ruptura total o parcial de las fibras musculares en un punto específico, que nos ocasionan síntomas como: dolor, malestar, contractura, inflamación por su alta vascularización, hematoma y hasta incapacidad de movimiento. Estas rupturas pueden tener un origen intrínseco por sobreesfuerzo y estrés muscular o extrínseco como traumatismo directo o movimientos inadecuados. Las lesiones articulares son mucho más complejas ya que su anatomía dinámica constituida de múltiples estructuras en su mayoría con poca o ninguna irrigación sanguínea como: tendones, ligamentos, capsula articular, cartílago, liquido sinovial, membranas y epífisis óseas; dificulta su diagnóstico inmediato y posteriormente su tratamiento definitivo según sea el caso de la estructura lesionada. 

Cuando Utilizar Frio (Crioterapia) 

El tratamiento con frio local es realizado en su mayoría de veces con bolsas de hielo, con gel o tinas de agua con hielo y tiene como objetivo, disminuir el proceso inflamatorio (hinchazón) especialmente en lesiones agudas en articulaciones como: esguinces de tobillo, rodilla, hombro, muñeca, mano y en periodos pos ejercicio excesivo de alto rendimiento y estrés muscular en atletas; ya que su efecto analgésico y antiinflamatorio es secundario a su mecanismo de acción, produciendo vasoconstricción que disminuye la circulación local y analgesia. Entre más rápido sea realizado el tratamiento con hielo mejores resultados obtendremos, limitando de forma más eficiente la extensión de la lesión. 

La crioterapia es una forma fácil, practica y sin drogas de controlar el dolor y la inflamación en fases precoces, o sea, cuando es usada inmediatamente después de un traumatismo o estrés. 

Cuidados con la crioterapia 

– Evitar el contacto directo del hielo con la piel, esto puede ocasionar irritación y quemaduras. 

– Utilice la crioterapia con intervalos de tiempo de aproximadamente 20 a 30 minutos, 2 o 3 veces por día. 

– La crioterapia debe ser evitada en heridas abiertas, contracturas musculares, quemaduras y en locales donde la piel es más sensible. 

Según un estudio publicado en la revista “Journal of sports medicine” 2017, el uso de crioterapia presenta excelentes resultados a corto plazo para el dolor pos actividad física intensa; es por esa razón que es más frecuente ver atletas sumergir los miembros inferiores o el cuerpo entero en tinas con hielo a temperaturas entre 8 y 10°C durante 10 minutos, ocasionando disminución de la temperatura corporal y vasoconstricción local, y de esa forma evitando procesos inflamatorios exagerados por micro lesiones musculares y articulares. 

Cuando Utilizar Calor (Termoterapia) 

La termoterapia local es frecuentemente más utilizada en forma de bolsas o compresas de agua caliente, su efecto vasodilatador en la circulación local, aumenta la concentración de agentes miorrelajantes y cicatrizantes, obteniéndose excelentes resultados en lesiones musculares crónicas, contracturas musculares (por ejercicio físico excesivo o estrés) y dolores articulares crónicos. Algunos atletas utilizan pomadas que generan calor en superficies musculares para ayudar a calentar e relajar los músculos antes de realizar esfuerzo físico e evitar lesiones por contracturas o rupturas. Utilizar calor local en regiones específicas de la espalda ayuda a mejorar de forma satisfactoria el dolor ocasionado por contracturas musculares por estrés y lumbalgias. 

El grande objetivo de la termoterapia es disminuir el dolor preexistente, reducir la rigidez de las articulaciones y aumentar la flexibilidad muscular por dilatación y relajación de las estructuras. 

Cuidados con la termoterapia 

– No utilizar agua muy caliente para evitar quemaduras 

– Evitar en lesiones de piel preexistentes 

– Evitar en regiones con procesos inflamatorios agudos (muy hinchado y con la piel roja) ya que su efecto vasodilatador en la circulación local aumenta la concentración de células inflamatorias, aumentando el dolor y la extensión de la inflamación. 

Terapia de contraste (frio y calor) 

Esta terapia alternativa y complementaria, es indicada en pacientes con inflamación crónica de larga evolución por infecciones o deficiencia circulatoria y consiste en alternar la aplicación de calor y frio en intervalos cortos de tiempo de aproximadamente 2-3 minutos cada uno / 3 ciclos, dos veces al día; esto ocasiona una vasodilatación y vasoconstricción alternada, obteniendo como resultado una activación de la circulación local y mejorando el dolor y la inflamación. 

Es importante recordar que ambos tratamientos (frio y calor) tienen resultados diferentes y saber cuál utilizar en cada ocasión es fundamental, porque usados de forma incorrecta pueden empeorar el dolor y la inflamación. Recordemos que el calor puede aumentar la inflamación y el frio puede aumentar la contractura muscular. La grande ventaja de estos tratamientos es que son complementarios, baratos y simples, con resultados prometedores si utilizados de forma correcta en la lesión correcta. 

¡Hasta la próxima!

Dr. Luis Edgardo Valenzuela
Traumatology and Orthopedics, PUC- Rio de Janeiro

Sports medicine
Real Madrid Foundation
Executive Director Mkt Network RH

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entrada siguiente

 3 MINUTOS de salud mental para ti

Vie Mar 12 , 2021
Mantener el equilibrio mental, físico y social en momentos de tanta dificultad se torna un desafío, por eso es importante construir una estrategia de vida que posibilite ese equilibrio en armonía con nuestro día a día tan agitado. 
error: Enfrentarás demandas millonarias x copiarme!!
A %d blogueros les gusta esto: