La Ansiedad y el Azúcar – Parte 1

¿Alguna vez te has sentido cansado e incapaz de concentrarte y buscas algo azucarado para darte energía?

Los estimulantes como el azúcar, la cafeína y el chocolate proporcionan un choque de energía, pero esto a menudo es de corta duración y seguido de una gran caída en el azúcar en la sangre, lo que resulta en  incluso menos energía que antes de que te comieras eso azucarado.

Este es un círculo vicioso que afecta a la mayoría de las personas hoy en día.

Y el problema es que, si el ciclo no se corrige, las fluctuaciones dramáticas en los niveles de azúcar en sangre pueden afectar nuestro peso, patrones de sueño, regulación hormonal e incluso nuestro estado de ánimo. Una condición que está fuertemente influenciada por nuestra ingesta de alimentos azucarados es la ansiedad.

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es la enfermedad mental más común en los EE. UU. Y afecta a más de 40 millones de adultos mayores de 18 años. 

Los síntomas de ansiedad incluyen:

  • Insomnio
  • Fatiga
  • Letargo
  • Niebla del cerebro
  • Ansiedad y preocupación obsesivas
  • Estado de ánimo plano
  • Exasperación
  • Sentirse abrumado

Si bien los trastornos de ansiedad se desarrollan a partir de un conjunto complejo de factores, desde la genética hasta la química cerebral y los eventos de la vida, existen algunas formas bastante dramáticas en las que podemos ayudar a tratar la afección solo con la nutrición.

La relación entre el azúcar y la ansiedad

El azúcar baja en sangre y la respuesta física que la acompaña (confusión mental, irritabilidad, debilidad, náuseas) son la respuesta del cuerpo al hambre. Este es un mecanismo biológico diseñado para hacer de la alimentación una prioridad.

barras de granola

El cuerpo es perfecto y trabaja maravillosamente de esta forma, pero, en los tiempos actuales, los adultos modernos, en lugar de hacer de la hora de la comida una prioridad, tendemos a buscar un refrigerio azucarado o altamente procesado o posponen comer en absoluto.

Esto puede resultar en una desregulación severa del azúcar en sangre, que puede desencadenar una cascada hormonal que aumenta el cortisol, lo que resulta en síntomas que imitan un ataque de ansiedad: visión borrosa, dificultad para pensar, temblores y tensión.

Fuentes ocultas de azúcar

Hoy en día no sabemos dónde hay y dónde no hay azúcar. Se han esforzado por esconderla tan bien que no podemos ni pedir una ensalada en un restaurante sin esperar que no venga con azúcar incluido. 

Los nombres de los azúcares pueden ser complicados, así que busque ingredientes como jarabe de maíz, azúcar morena, miel, jarabe de azúcar morena, dextrosa y fructosa.

También es importante mantenerse alejado de los azúcares artificiales: xilitol, tagatosa, sucralosa, sorbitol, sacarina, polidextrosa, neotame, manitol, aspartame son solo algunos.

Además de los obvios productos horneados, dulces y helados, aquí hay una lista de posibles fuentes ocultas de azúcar:

  • Aderezos para ensalada
  • Salsas para pasta
  • Barras de granola
  • Avena instantánea y otras granolas
  • Yogurt
  • Fruta seca
  • Condimentos

Trata de leer siempre las etiquetas nutricionales (las de atrás no las de enfrente) para que veas el contenido de azúcar de cada alimento procesado, y, si puedes, evítalos lo máximo posible y apégate a alimentos enteros, mínimamente procesados.

Quédate pendiente para la parte dos, dónde te daré algunas formas naturales para controlar tu ansiedad.

Melissa Fortin

Coach de Nutrición, Pn1

www.melissa-wellness.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entrada siguiente

Autoevaluación de dolor en la rodilla

Lun May 17 , 2021
 ¿Alguna vez en la vida se levantó de la cama quejándose de dolor en la rodilla? o ¿después de hacer deporte, subir gradas, bailar o simplemente al caminar?.
error: Enfrentarás demandas millonarias x copiarme!!
A %d blogueros les gusta esto: