Autoevaluación de dolor en la rodilla

 ¿Alguna vez en la vida se levantó de la cama quejándose de dolor en la rodilla? o ¿después de hacer deporte, subir gradas, bailar o simplemente al caminar?.

Esta es una condición muy común, y puede tener un origen y solución simple para ser tratado de forma conservadora en casa; o si es una lesión más compleja necesitará de una intervención médica quirúrgica. 

El objetivo de este artículo es informar y concientizar de forma general a las personas, sobre cuál es la actitud a tomar frente a un dolor articular (artralgia) principalmente en la articulación de la rodilla. 

Para poder entender mejor definiremos tres términos: 

Artralgia: Dolor articular (en cualquier articulación) 

Gonalgia: Dolor en la articulación de la Rodilla 

Artritis: Inflamación Articular 

Artrosis: Proceso degenerativo de desgaste y destrucción articular (cartílago y hueso) 

La articulación de la rodilla es una de las más complejas de nuestro cuerpo por existir múltiples estructuras que la forman, y cada una de ellas puede participar en un sin número de alteraciones, y como consecuencia, ocasionar dolor. Por eso es indispensable definir algunas características del dolor para poder construir una impresión diagnostica y tratamiento adecuado. 

1. Tiempo del dolor 

Definiremos hace cuánto tiempo estamos con dolor, para poder encuadrar si es agudo o crónico. (Agudo: hasta aproximadamente 6 semanas desde el inicio, Crónico: más de seis semanas de inicio del dolor) 

2. Tipo de dolor 

Describir el dolor como punzante, constante, quemante, compresivo, o incapacitante nos orienta para puntualizar el tipo de estructura comprometida en la articulación, desde un pequeño ligamento, tendón, cartílago hasta su estructura ósea; y así definir la gravedad del cuadro. 

3. Frecuencia del dolor 

La frecuencia del dolor es muy importante ya que existen enfermedades que presentan dolor de predominio matutino, especialmente en las primeras horas después de levantarse de la cama y que mejoran la sintomatología de dolor durante pasa el día (algunas enfermedades reumáticas), otras de predominio vespertino, que el dolor aumenta durante el transcurrir del día con el movimiento articular progresivo (Artritis agudas). También es importante definir si ese dolor es intermitente o continuo (sin predominio de horario). 

dolor en la rodilla

4. Histórico del dolor (después de un trauma o sin trauma) 

Este es uno de los tópicos más importantes ya que definir el origen del dolor nos da una pauta para encaminar el tratamiento adecuado, pues el antecedente de trauma o golpe nos orienta a una lesión aguda o secuela del mismo (fracturas, tendinitis, Bursitis, lesión de meniscos, etc); a diferencia de no existir un antecedente de traumático, que nos orienta a una lesión crónica con mayor frecuencia en edad adulta, como Artrosis; o lesión aguda de origen 

principalmente infecciosa en personas más jóvenes. Para descartar otras enfermedades es importante definir si el dolor es exclusivo de una rodilla(monoarticular), de ambas o si afecta otras articulaciones. 

5. Qué aumenta o disminuye el dolor 

Describir si el dolor de la rodilla aumenta o disminuye en flexión o extensión, al caminar o en reposo nos orienta anatómicamente a probables causas del dolor, igualmente si el dolor disminuye con el uso de analgésico y antiinflamatorios tópicos o sistémicos. 

6. Localización puntual del dolor 

Identificar si el dolor es en la región anterior, posterior, lateral o interna de la rodilla nos orienta de forma objetiva en una o varias estructuras anatómicas lesionadas y la mayoría de veces simplifica una impresión diagnostica y tratamiento precoz. Es importante tener en cuenta que el movimiento articular de la rodilla es desarrollado por la acción muscular del muslo y la pierna, por lo cual debemos tomar en cuenta siempre alteraciones en estas regiones. 

7. Características acompañantes del dolor 

Identificar signos y síntomas acompañantes (inflamación, coloración local de la piel, aumento de temperatura local, heridas, infecciones de piel o respiratorias, incapacidad de caminar, antecedentes de enfermedades reumáticas entre otras enfermedades sistémicas) nos orienta a un mejor manejo. La edad es una característica muy importante porque la mayoría de alteraciones en la rodilla son más frecuentes en algunas edades, por ejemplo: La artrosis es más frecuente en personas con más de 45 años que en jóvenes de 18 años, donde es más frecuente lesiones agudas por trauma o infecciones. Las mujeres presentan más frecuentemente enfermedades reumáticas y los hombres problemas mecánicos y traumáticos. (con excepciones en algunos casos específicos) 

La crioterapia (aplicación de frio local) es nuestro mejor aliado para aliviar la sintomatología inicial de lesiones agudas ocasionadas por traumas o sobreesfuerzo por ejercicio, si es utilizado de forma adecuada e inmediata al inicio del dolor obtenemos excelentes resultados por su acción vasoconstrictora. La inmovilización y reposo articular es importantísimo al momento de un trauma o dolor por sobresfuerzo, evitando aumentar es estrés articular y ayudando a regenerar tejidos de forma adecuada, hasta una evaluación médica pertinente si los síntomas y el malestar persisten. Es importante diferenciar el dolor articular en el cual muchas veces es imposible completar el movimiento de la articulación, y el dolor muscular que se siente a medida se mueve o se presiona el musculo al mover la articulacion; de esta forma en el dolor por espasmos musculares (contracturas) es adecuado el uso de calor local para provocar una relajación del mismo y disminuir el dolor. 

Para mantener la armonía estructural y funcional de la rodilla es importante realizar ejercicios de estiramiento y flexión controlada (para mantener la amplitud del movimiento) y de aumento de masa muscular en el muslo (para reforzar la estabilidad de la rodilla), complementando una alimentación adecuada para evitar el sobrepeso que es una de las principales causas de artrosis de rodilla. 

Si presentas dolor de rodilla de intensidad leve o moderada, sin histórico de trauma y ninguna de estas terapias (inmovilización, frio local, calor local, antiinflamatorios) mejora tu dolor y sintomatología en 48 horas; Es indispensable una evaluación médica para un diagnóstico y tratamiento adecuado; y si el dolor es de alta intensidad, de inicio súbito o crónico incapacitante o con relación a traumatismo, una evaluación médica especializada es tu mejor opción. 

¿Dudas o preguntas? Déjalas en los comentarios de esta publicación. 

Dr. Luis Edgardo Valenzuela

Traumatology and Orthopedics, PUC- Rio de Janeiro

Sports medicine Real Madrid Foundation

Executive Director Mkt Network RH 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entrada siguiente

¿Por qué son tan importantes los videojuegos en la economía?

Lun May 17 , 2021
 Contrario a la opinión popular, los videojuegos si generan aportes económicos. 
error: Enfrentarás demandas millonarias x copiarme!!
A %d blogueros les gusta esto: