Buena Actitud: Que va más allá de la realidad

2 mins

Cuando, como representante de ComunicArte, nuestra Empresa Familiar asesoro Empresas, cuyo llamado específico es: “Lic. Arias necesitamos que nuestros Colaboradores tenga una buena actitud”, puedo asegurarles que el reto me apasiona y los resultados se vuelven extraordinarios a medida que implementamos técnicas destinadas a lograrlo.

No es fácil, que un ser humano, cambie su arraigo y su educación, a la vez que sus creencias limitantes, de un día para otro y es real, que todo significará siempre un proceso seguido de una decisión.

Sin embargo, la realidad que enfrentamos es que el colaborador no presenta una serie de quejas, situaciones de poca o ninguna colaboración o conductas de victimización simplemente porque desea hacerlo e ir en contra de todas las reglas establecidas por la empresa, lo que realmente sucede y saberlo es parte del proceso de sanidad, es que debemos de trabajar en su estado de inconsciencia, para que pueda liberarse de una pesada carga llamada desánimo o desaliento, lo cual, será apenas el principio de un proceso, que será más fácil de llevar habiéndolo descubierto.

Mecanismos de defensa que se erigen sin ser invitados 

Dado que estos mecanismos son adoptados desde el inconsciente y generalmente salen ante situaciones, en las cuales creemos que se atenta contra nuestros derechos o por lo general que debemos protegernos de amenazas, que en la mayoría de los casos sólo están en nuestros pensamientos, es ahí entonces que la mala o inapropiada actitud se yergue como una bandera que suele decir: “Conmigo no te metas, tú en tu lugar y yo en el mío”

De esta manera, la falta de colaboración, el chisme, el prejuicio, la improductividad y un clima laboral visiblemente resquebrajado, se muestra en Empresas y Organizaciones en donde sus Directivos y Gerentes están más apagando fuegos que innovando o creando para producir.

¿Qué entonces debemos hacer?

Comencemos porque muchas veces no contamos con Diagnósticos de Necesidades de Capacitación (DNC) y por ello casi todo es traducido al tema de la mala actitud, que muchas veces, al estudiar los diferentes auditorios nos entramos, que no es tan real, sino que muchas veces la incomunicación provoca distorsiones en los relacionamientos laborales y mucho más en los equipos de trabajo.

Por lo anteriormente expuesto, recomiendo que “La Comunicación que Empodera «, tal cual se llama mi cuarta obra, sea la base , bajo la cual se trabaje todo principio de capacitación, hasta llegar a ser evaluaciones , basadas en la Programación Neuro Lingüística (PNL), lo cual nos 

llevará muy sabiamente a descubrir en los participantes su diagnóstico personal, el que es develizado a través de un autoanálisis hasta llegar al autoconocimiento y de esta manera, la actitud pasa a ser la consecuencia de la expresión humana y no la causa bajo la cual se mueve su accionar.

Por ello, como Consultora Senior, siempre recomendaré que basemos nuestro contenido en descubrir estilos de comunicación, temperamentos y hasta formas de aprendizaje, antes de aseverar que la base del problema es la actitud y pensemos en una:

Buena Actitud:

Que va más allá de la realidad

 

Redes Sociales: @comunicartehn

                            @patriciaariashn

Patricia Arias

Conferencista Internacional y CEO de ComunicArte, con 34 años de experiencia en el área de Estrategia de Comunicaciones, Manejo de Crisis Organizacional, Asesoría e Imagen Empresarial, Relaciones Públicas y Capacitaciones. Autora de 5 libros. Vive en Honduras.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Enfrentarás demandas millonarias x copiarme!!
A %d blogueros les gusta esto: