Las Empresas Inteligentes están ligando ya, con mayor vehemencia, la productividad con la motivación como un binomio que provoca resultados trascendentes en la venta de sus servicios, ideas o productos.