Talento Catracho
Dejar un comentario

Cardiólogo hondureño entre los mejores de Chicago, Illinois EEUU


Cuando tenía 17 años, el hondureño Allan Beall Sacasa soñaba con ejercer la Cardiología; un deseo que la vida le ha concedido fuera de sus fronteras patrias, luego de casi dos décadas de perseverancia.

Fue en el 2007 que Allan se fue de Honduras, al egresar como Médico General de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH). Había conseguido una beca para su especialidad en Medicina Interna en el Hospital Metodista de Brooklyn, New York (EEUU).

Tiempo después, y motivado en hacer realidad su sueño de sanar corazones, decide continuar su especialidad en Cardiología en el Illinois Masonic Medical Center, afiliado con la Universidad de Illinois en Chicago; y, en Cardiología Intervencionista en el Baystate Medical Center del campus de Springfields en Massachusetts.

“Actualmente soy cardiólogo intervencionista en Chicago; me contrató el hospital donde estudié Cardiología y ahí practicamente me dedico a cardiología general y también a reparar arterias bloqueadas, sin necesidad de bisturí” destaca. De los casos más difíciles que han impactado su vida señala el de un paciente de 36 años de edad, quien llegó al hospital luego de un infarto pero gracias a su intervención en una de las arterias, la persona hoy está con vida.

“Tener que hablar con su esposa cargando a un bebé de ocho meses aproximadamente, para mi fue impactante porque era alguien de mi edad, con un niño similar a la edad de mi hijo en ese entonces. El ver que estos sucesos le pasan a personas jóvenes fue una de las cosas que me impulsó a hacer más ejercicio, deportes y tratar de comer bien. Ver de vuelta  a mis pacientes en el consultorio es una gran recompensa a mi trabajo” indica.

Según la American Heart Association, cada año mueren en Estados Unidos alrededor de 801,000 personas de enfermedades cardíacas. Qué bueno saber que hay un hondureño que rescata de la estadística a decenas de personas anualmente.

Además de su trabajo como cardiólogo intervencionista, Allan también nos dijo que entrena y educa a estudiantes que se especializan en medicina interna y en cardiología. Algunos de sus muchos logros a nivel profesional son: premio al mejor interno, jefe de residentes para médicos generales y jefe de residentes para cardiólogos.

“No me imagino otra cosa fuera de ser cardiólogo. Yo creo que de verdad tenía una comisión pre-existencial de sanar corazones…vine a esta tierra a hacer eso y no me imagino haciendo otra cosa” recalca. Por ello agrega que una parte vital que lo ha conectado siempre a servir al prójimo con amor y profesionalismo ha sido el balance entre su carrera profesional y lo espiritual; “amo a Dios sobre todas las cosas y me apasiona servirle” confiesa.

Durante nuestra entrevista, Allan nos platicó que además de radicar desde hace ya algún tiempo en Illinois junto a su esposa e hijos, en sus ratos libres se dedica al servicio comunitario, participa en maratones y otros eventos que fomenten la salud en la comunidad, sin olvidar sus raíces y la verdadera pasión que surgió en sus años de adolescencia en el seno de su familia y amigos en su natal San Pedro Sula.

 “Animo a todos sus lectores que tengan sueños grandes, pero que los tengan en Dios porque para Dios los sueños son planes, y los veremos realizados si soñamos en El” concluyó.

®Todos los Derechos Reservados.Prohibida la Reproducción Total o Parcial.R5. 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.